Música

Eruca Sativa: "Juntos, somos una licuadora"

Por Redacción Viarosario

La banda de rock cordobesa vuelve a Rosario para presentar "Blanco", su último disco. El show será el 25 de mayo en Pugliese.

Transformación. Esa es la palabra que resume el espíritu de Eruca Sativa. Una banda surgida hace ya cinco años, cuando tres jóvenes músicos se cruzaron en el under cordobés para “ver qué salía”, y de ahí en más no dejaron de crecer. Tres almas de rockeros inquietos, en busca del cambio constante que los lleve a dar lo mejor en cada una de sus canciones.       

 
Luego de obtener reconocimiento de los medios más importantes del país y a pocos días de haber reafirmado su título de “banda del momento” en el Cosquín Rock 2013, Lula Bertoldi, Brenda Martin y Gabriel Pedernera charlaron con Viarosario sobre su presente, los nuevos proyectos y los cambios que vendrán.
 
—¿Cómo  decidieron el nombre?
 
Lula: en un comienzo nos llamábamos Oruga. El nombre no nos cerraba mucho pero nos gustaba conceptualmente porque nosotros veníamos de otras bandas y con el nombre queríamos mostrar que éramos algo nuevo, que se iba a transformar en otra cosa.
 
Brenda: entonces miramos en una enciclopedia que yo tengo en mi casa y vimos que la palabra “oruga” tenía tres acepciones. Una era la de una planta picante que se usa como condimento, la rúcula,  cuyo nombre científico es Eruca sativa. Nos sonó bien a todos, y así quedó.
 
—¿Qué es hoy Eruca Sativa?
 
L: es como una gran licuadora, o una multiprocesadora o un minipimer. No sé, depende del día. Somos las cosas que se van metiendo, lo que escuchamos, lo que procesamos nosotros, la música de cada uno que sale de adentro. Tiene tantas influencias que no es ninguna.
 
Gabriel: además, tampoco tiene un final marcado, siempre se puede cambiar y pasar de ser una cosa a otra, como dice nuestro nombre. La idea es no estancarse, ver qué va sugiriendo la música y la vida que hay en cada uno de nosotros.
 
—Siendo una banda joven, ¿qué rol jugaron las redes sociales en esa llegada cada vez mayor?
 
L: la banda nació con la generación digital. Surgió con Myspace y nos acoplamos a otra ola de difusión. Si bien mantenemos nuestra parte más tradicional, también nos manejamos con nuestras redes, que son indispensables. Es un contacto directo con los fans. Podemos dar información todo el tiempo.
 
B: no dependemos de nadie al momento de lanzar un video, una novedad, una fecha. Nos permite un contacto directo con la gente.
 
—También lograron más independencia al crear Marca Tus Marcas, su propio sello discográfico.
 
B: sí, lo lanzamos en 2010 y decidimos hacerlo para poder seguir trabajando con nuestros tiempos. El primer disco lo editamos con la Unión de Músicos Independientes (UMI). Nos gustó mucho, pero hubo cosas que quedaron sin cerrar. Para el segundo trabajo teníamos propuestas de sellos discográficos importantes, pero no nos cerraba por el tema de las fechas y los tiempos que nos imponían. Entonces decidimos darle forma a nuestro sello. Se nos ocurrió como un incentivo para ayudar a otras bandas. Entonces los dos siguientes discos los hicimos con Marca Tus Marcas.
 
De Córdoba a Buenos Aires
 
Lula, Brenda y Gabriel vieron crecer su proyecto en los bares de la capital cordobesa. Pero los conciertos, los discos y los proyectos los fueron llevando en otra dirección, para terminar por instalarse en el corazón de la Ciudad de Buenos Aires. 
 
—¿Por qué eligieron mudarse?
 
B: instalarnos en Buenos Aires fue algo que se dio de a poco. En la primera etapa empezamos a viajar para buscar fechas. Y nos dimos cuenta de que allá había un montón de lugares para tocar. Entonces empezamos a viajar más seguido y grabamos los discos allá. Al final nos dimos cuenta de que era más caro viajar que instalarse. Y así lo hicimos. Es una realidad: Buenos Aires tiene muchos más lugares para tocar y más público. En cambio, en Córdoba, para trasladarte a una ciudad con mucha gente y poder tocar, tenés que hacer 200 o 300 km. En Buenos Aires hacés 50 km, por ejemplo, y estás en el partido de La Matanza ante millones de personas. Hay focos muy grandes de habitantes y muy cerca: mucha densidad de población para mostrar lo que sabemos hacer.
 
—¿No hay tantas oportunidades en las provincias para las bandas?
 
G: en todos lados es fácil o difícil dependiendo del enfoque que tenga tu proyecto artístico. Nosotros viajamos mucho y tenemos contactos con los músicos, y el problema que escuchamos es siempre el mismo: “No hay lugares para tocar”. Una gran bola de rumores que en algunos casos es cierta. Otras veces no. Después de Cromañón hubo un gran cambio en las formas de manejarse. Pero lo cierto es que si uno hace las cosas con ganas y dedicación, no tiene que haber ningún freno. No creemos que sea un mal momento para los grupos. De hecho vemos bandas increíbles en todo el  país. Y son todos grupos que ponen la cara ante esos dichos. 
 
—¿La difusión en los medios juega un papel importante en la llegada de las bandas al público?
 
L: antes sí, pero eso ya cambió. Las bandas comienzan a hacer ruido desde sus propios medios. En algún momento empezaron a gestarse dos caminos paralelos: los grandes medios por un lado y los canales propios de los músicos por otro. A mí a veces me embola un poco la irrealidad en la que viven los medios. Porque plantean una ficción, sobre todo para la gente que no está en contacto con ese mundo paralelo. La gente que se interesa abre el ojo, pero lo triste es que los medios grandes a veces terminan viviendo en una película. 
 
B: en algunas ocasiones los medios sí te abren las puertas. Las veces en que nos hemos acercado a medios grandes, lo hemos hecho por inquietud propia. Ibamos a los diarios llevando nuestro disco. Es un trabajo que hay que hacer. Quizá hay algo de las dos partes: los medios no se enteran y las bandas no saben cómo llegar a ellos.
 
—En 2011 pudieron hacer su primer gira en el exterior, en México. ¿Cómo fue esa experiencia?
 
B: fue genial porque allá tuvimos la suerte de ver el under y también festivales grandes. Y pudimos ver de todo. A veces lo que estaba más de moda no estaba tan bueno como algunas bandas chicas que tocaban en un bar para 30 personas.
 
—¿Qué diferencias encontraron con el rock argentino?
 
B: en la Argentina tenemos un muy buen nivel de bandas y se escucha buena música en general. El rock argentino es muy groso. El mexicano me pareció otro estilo de rock, menos complejo. La complejidad que le ponemos acá me gusta, es interesante, esa influencia de Serú Girán o del flaco Spinetta.
 
G: acá hay una relación clara entre toda la música argentina y el folclore argentino, nuestra música nativa. Y en México pasa lo mismo. Estos viajes te ayudan a valorar lo propio, porque el argentino es muy de anhelar lo de afuera. Pero después, cuando por ejemplo conocés México, te das cuenta de que allá no hay Divididos ni Spinetta, y ellos mismos te dicen a vos que no pueden creer que vengas de un país del que surgieron Cerati, Fito, Charly García, Calamaro. Y volvés con el pecho hinchado de orgullo.
 
—¿Tienen en sus planes nuevas giras por otros países?
 
B: sí, pero a veces se complican mucho los costos de movilidad. Intentamos pensarlo fríamente para no meternos en una deuda sin fin. Además, todavía tenemos mucho que recorrer en nuestro país, incluso hay provincias a las que no hemos ido nunca.
 
—¿Cómo es el público de Eruca Sativa en nuestras provincias? 
 
L: es un público muy fiel y muy pasional. En San Juan, por ejemplo, cuando vamos, la gente se emociona como si en vez de nosotros hubieran llegado los Rolling Stones. Gritan, se ponen como locos. Una vez en un teatro arrancaron las sillas. También hay un grupo que se llama Salpicando Libertad, que está en todo el país y siempre que puede viaja a nuestros shows. Organizan todo, te arman banderas, remeras. Son increíbles.
 
—¿Cómo ven la escena actual del rock argentino?
 
B: nuestro rock es increíble y tiene cada vez mejores bandas. Hay muchas y muy buenas en todo el interior, como Parte Planeta, Científicos del Palo, Mínimo, Los Guauchos o Sur Oculto.
 
L: ojalá que estas sean las bandas que mejoren aún más la escena local. Lo bueno del panorama del rock es que ha unido mucho a la gente. El rock tiene como ideología la unión del pueblo. Te hace sentirte identificado con las raíces. Eso está bueno, es un mensaje que se viene planteando desde las bandas más nuevas.
 
G: hay muy buenas bandas, pero la historia de la música es así. No hay mejores o peores momentos artísticos, cada momento tiene lo suyo. Está bueno que haya un recambio, y ahora nos toca a nosotros. 
Temas